ACEITES VEGETALES: DISTINTOS USOS, DISTINTAS PROPIEDADES

Los aceites vegetales son compuestos grasos que se obtienen a partir de semillas o frutos como la soja, el cacahuete, la almendra, el coco, el olivo, el girasol, el sésamo, el arroz, etc. Hay muchos que son aptos para el consumo humano y otros no, aunque se utilizan en áreas como la cosmética.

A continuación detallamos algunas de las bondades de estos elixires que nos ofrece la naturaleza y que pueden servirnos de ayuda.

El aceite de almendra, por ejemplo, es muy aconsejable para problemas de piel como acné o eccemas y para el cuero cabelludo o el cabello.

El árbol de té, planta de origen australiano de la que se obtiene el aceite de árbol de té, posee excelentes propiedades medicinales. Es bueno, entre otras cosas, para combatir infecciones causadas por hongos, virus o bacterias. Está presente en muchos medicamentos, en champús, jabones y productos de belleza, y tiene efectos antisépticos y bactericidas potentes.

El aceite de coco es un buen aliado para la piel; tiene un alto poder antibacteriano, favorece la hidratación, ayuda a combatir las estrías y la sequedad y puede usarse para proteger el cabello, sobre todo las puntas. También es utilizado para el aliño de ensaladas pero, ¡cuidado! es rico en grasas saturadas y no es conveniente abusar.

El aceite de sésamo es rico en magnesio, calcio, hierro y cinc. Tiene alto poder antiinflamatorio y antioxidante. Ayuda a la salud mental, fortalece los huesos, combate el agotamiento y el estrés, reduce el colesterol y combate las arrugas fortaleciendo la epidermis y contribuyendo a mantenerla tersa y suave. Es un excelente complemento para la dieta.

El aceite de lino, proveniente de la semilla de lino, es una fuente de ácidos grasos omega 3 y omega 6 que contribuye a mejorar la salud cardiovascular y a reducir el colesterol malo. Es un buen aliado contra el estreñimiento, por lo que mejora la salud digestiva y favorece el equilibro hormonal.

El aceite de soja, obtenido a partir de la semilla de la planta de soja, es también muy rico en omega 3 y omega 6, por lo que su consumo contribuye a la salud cardíaca, al buen funcionamiento del sistema nervioso y es un poderoso antioxidante.

Cualquiera de estos aceites, usándolos adecuadamente, pueden ayudarnos muy positivamente a mantener de una salud equilibrada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *