Alimentos que refuerzan las defensas inmunitarias

Nuestro cuerpo sufre agresiones que debilitan el sistema inmunitario, que es el encargado de protegernos de elementos patógenos que causan las enfermedades. Es básico y fundamental, por lo tanto, mantener nuestras defensas en óptimas condiciones si deseamos gozar de buena salud.

Alimentos que refuerzan las defensas inmunitarias

Existen factores internos, como enfermedades autoinmunes, que debilitan nuestro sistema inmunológico y que no dependen de nosotros; pero también existen factores externos contra los que sí podemos actuar, como el tabaquismo, la polución, la cafeína, el estrés, una alimentación desequilibrada o el sedentarismo que perjudican y afectan directamente a nuestro sistema defensivo y que pueden facilitar la aparición de infecciones que provoquen catarros, gripes, infecciones de orina etc., o que hagan que su duración sea más prolongada o persistente.

Los alimentos que tomamos juegan un papel fundamental para fortalecer nuestro organismo y mantener nuestro sistema inmune en buenas condiciones o, incluso, fortalecerlo. Cuando no tomamos una dieta adecuada, nuestras defensas caen. Existe una relación directa y clara entre la alimentación, el ejercicio físico y el sistema inmunológico.
Las carnes magras, las frutas frescas, los lácteos, los cereales integrales y algunas grasas son imprescindibles si queremos mantener nuestra salud en óptimas condiciones. Una dieta equilibrada está basada, principalmente, en cantidades adecuadas de vitaminas, minerales, hidratos de carbono, proteínas y grasas. Respecto a estas últimas, es preferible consumir las que proceden del pescado azul, frutos secos o aceite de oliva o girasol; es decir, grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas.

Existen muchos alimentos que podemos tomar para fortalecer nuestras defensas pero, entre los más destacados, podemos citar los siguientes:

  • Lácteos fermentados como los yogures.
  • Frutas, verduras y hortalizas ricas en vitamina C como: kiwis, fresas, cítricos, pimientos o tomates.
  • Huevos, ricos en vitamina A.
  • Pasta integral, frutos, secos o verduras de hoja verde ricos en vitamina E.
  • Alimentos ricos en vitaminas del tipo B como: carnes magras, mariscos, pescados, legumbres.
  • El hierro y el zinc también son indispensables para mantenernos fuertes y con las defensas altas. El zinc concretamente está presente en casi todos los grupos de alimentos.

No olvidemos que practicar ejercicio físico que suponga la movilidad de gran parte de nuestros músculos, como nadar, es lo más aconsejable. Recordemos también que siempre es bueno practicar deporte de forma moderada, evitando el cansancio extremo.

Por último, es importante resaltar que el descanso es fundamental y que dormir las horas aconsejadas diariamente, que oscilan entre 7 y 9 horas en la edad adulta, es lo más acertado para reducir el cansancio y mantener en niveles óptimos nuestras defensas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *