Alternativas a la sal: ¡come con menos sal sin renunciar al sabor!

La sal está presente en nuestra dieta diaria. Cuando hablamos de consumo de sal, habitualmente nos referimos a la sal de mesa o sal común, que está compuesta por cloruro de sodio y, a veces, puede estar enriquecida con yodo o con flúor. También es muy común la sal marina que se obtiene directamente de la evaporación del agua de mar, que no está refinada como la sal de mesa o sal común, pero tiene minerales como el magnesio, el potasio y el calcio.

alternativas a la sal

Existen muchos tipos de sal según su procedencia, no obstante, debemos decir que todas contienen aproximadamente un 40% de sodio, lo que implica que un consumo elevado, puede resultar perjudicial para la salud provocando, entre otras dolencias, hipertensión arterial, que pone en peligro la salud cardiovascular.

La OMS recomienda reducir la ingesta de sodio a un máximo de 5 gr/al día, en adultos para contribuir a la mejora de la tensión arterial. La sal está presente en muchos alimentos de forma natural, (carnes, pescados, leche, huevos, etc.) por lo que no es necesario agregar más; pero, sobre todo, donde existen altas dosis de sal es en los productos procesados como galletas o aperitivos y en salsas como, por ejemplo, la salsa de soja.

Existen muchas alternativas que podemos utilizar si deseamos reducir la ingesta de sal en nuestra alimentación diaria. Aquí van algunos ejemplos:

  • El limón es un gran aliado para nuestros platos. Si añadimos zumo de limón a las comidas, por ejemplo, a las ensaladas, pescados o mariscos, actúa como sustitutivo ideal de la sal.
  • La cúrcuma, es una especia que se puede utilizar como aderezo en arroces, carnes, guisos. Les aportará un sabor ligeramente picante y algo dulce, pudiendo contribuir de este modo a dar más sabor a los platos, ayudando a reducir el aporte de sal.
  • El ajo cortado en rodajitas se puede utilizar para elaborar cualquier carne a la plancha o verduras asadas. Les confiere un sabor muy agradable y similar al de la sal.
  • La cebolla, cocida junto a otras verduras, en sopa o con verduras frescas, puede ayudarnos a otorgar un sabor mezcla de ácido y un tanto dulce muy agradable.
  • El pimiento asado como acompañamiento de carne asada o a la plancha o con verduras asadas, es una solución eficaz para evitar la sal.
  • La pimienta negra en carnes o verduras también puede ser una solución eficaz en nuestra batalla para disminuir el consumo de sal.
  • El comino en guisos o arroces puede ayudarnos muy eficazmente a reducir la cantidad de sal.
  • Una salsa hecha a base de mostaza y miel, puede resultar muy atractiva para nuestro paladar, si la introducimos en nuestra dieta como acompañamiento de cualquier tipo de carne a la plancha.

Cualquiera de estas opciones puede resultarnos muy sorprendente y ayudarnos muy eficazmente si deseamos reducir la ingesta de sal. Animémonos a probarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *