Como conseguir una buena salud dermatológica a partir de la alimentación

La piel es el órgano más grande y extenso de nuestro organismo. Su cuidado debe superar el simple hecho de protegerlo exteriormente, manteniéndolo limpio o usando cremas hidratantes o protectoras ya sean del sol o del frío. Está sobradamente estudiado por la dermatología que, junto al cuidado externo, la alimentación es fundamental para mantener, no solo la piel en buen estado, sino también el pelo y las uñas.

Existen una serie de nutrientes que no deberían faltar en nuestra dieta para que la piel conserve un buen estado de salud y sea más resistente a los problemas cotidianos como la contaminación, el frío o el sol.

Para empezar a cuidar la piel desde nuestro interior, tenderemos que combinar alimentos que nos aporten vitaminas, aminoácidos, ácidos grasos insaturados, antioxidantes y oligoelementos que nos ayuden a mantener la piel hidratada, tersa y oxigenada.

El alimento fundamental y el primero de la lista es el agua que si bien no se contempla como un alimento en sí mismo, es fundamental para la piel. Pensemos que algunas frutas tienen un alto contenido de agua (también los zumos), aunque debemos tomarlos como un complemento a la ingesta de agua.

Alimentos como la zanahoria y la calabaza destacan de las demás hortalizas por aportar altos contenidos de beta-caroteno, un antioxidante que se transforma en vitamina A dentro de nuestro cuerpo. Protege a nuestro cuerpo de los efectos dañinos de los rayos del sol, realizando un efecto parecido a las cremas de protección solar. No obstante, ¡no constituye un sustitutivo de éstas!

El brócoli, que pertenece a la familia de las coles, es también un excelente antioxidante que aporta vitaminas C y E. La vitamina C es la responsable de producir el colágeno que mantiene la piel flexible y tersa; a su vez, la vitamina E es la encargada de proteger la membrana celular y protege nuestro cuerpo de los rayos UVA.

El pescado azul como las sardinas, los boquerones, el bonito o el atún aportan a nuestro cuerpo omega-3, fundamental para la permeabilidad de la membrana celular y, a su vez, tiene un efecto antiinflamatorio que puede aliviar determinadas enfermedades de la piel.

También es importante aportar a nuestro organismo, una serie de minerales que ayudan a la renovación de la piel y a la creación del colágeno como puede ser el selenio que se encuentra el los cereales integrales, o el zinc que se encuentra en las semillas de calabaza.

Seamos conscientes que una buena alimentación acompañada siempre con un buen aporte de agua, será fundamental para conservar más tiempo la apariencia de piel joven y tersa sin menospreciarla gran variedad de productos cosméticos especializados en hidratar y proteger nuestra piel, especialmente de los rayos del sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *