Consejos para cuidar a mayores con Alzheimer

La enfermedad de Alzheimer es la forma más común de demencia representando entre un 60% y un 70% de los casos. La demencia implica el deterioro de la memoria, del intelecto y del comportamiento y afecta a la capacidad para realizar las tareas básicas de la vida cotidiana. Es una de las principales causas de dependencia, además de suponer un importante impacto socioeconómico en los cuidadores y familiares implicados.

Consejos para cuidar a mayores con Alzheimer

Se trata de una afección que tiene varias etapas. En una primera fase, que puede pasar desapercibida, pueden aparecer síntomas como pequeños olvidos, desorientación o pérdida de la noción del tiempo. En una etapa intermedia, los síntomas son más evidentes, la desorientación ya puede darse en el propio hogar, los olvidos afectan a cosas recientes, se necesita más asistencia en el aseo y se sufren cambios de comportamiento.

En la última etapa, la inactividad y la dependencia se vuelven casi totales produciéndose una desconexión con el entorno y con sí mismos hasta el punto de olvidar a familiares, a no poder desplazarse ni realizar tareas básicas. Muchos casos manifiestan también agresividad.

Aunque actualmente no existe un tratamiento para curar este mal, se están llevando a cabo muchas investigaciones que inciden en nuevos tratamientos, muchos de ellos ya en fase experimental.

A continuación presentamos algunos consejos que pueden ayudarnos a la hora de cuidar a un enfermo de Alzheimer:

  1. Clasificar y ordenar con cuidado la ropa que utiliza en el armario, para que sea fácil su identificación y reconocimiento. Utilizar prendas cómodas y tener paciencia a la hora de ayudarles a vestirse intentando, si es posible, que la persona se mire al espejo.
  2. Hacer que el enfermo guarde sus cosas siempre en los mismos lugares.
  3. En el baño es recomendable utilizar alfombras antideslizantes así como tener asideros para sostenerse. Asimismo, debemos intentar respetar al máximo la intimidad de la persona afectada y aprovechar ese momento para observar posibles anomalías en el cuerpo.
  4. Las comidas deben ser siempre a la misma hora, procurando que se siente en el mismo lugar y que colabore en algunas tareas como poner o recoger la mesa, si es posible. La dieta debe ser variada, con abundantes líquidos para evitar una posible deshidratación. Es importante comprobar la temperatura de los alimentos y procurar proporcionarle alimentos semisólidos que le costarán menos de masticar y tragar.
  5. Respecto a la actividad, es preciso que se mantenga activo a lo largo del día, paseando y/o realizando ejercicios sencillos, sin dejar que salga de casa solo. Asimismo debemos procurar que se acueste todos los días a la misma hora y establecer una serie de rutinas antes de acostarse (aseo, apagar las luces, etc.).
  6. En casa debemos mantener ciertas medidas de seguridad como guardar los objetos cortantes en lugar seguro, controlar los grifos que pueda dejar abiertos o proteger los enchufes.

Estos sencillos consejos pueden ayudarnos en la difícil e importante tarea de cuidar a mayores con Alzheimer y contribuir a mejorar, en la medida de lo posible, su vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *