Los alimentos más ricos en fibra

Una dieta equilibrada significa aportar a nuestro organismo los nutrientes indispensables para la vida: vitaminas, minerales, carbohidratos, proteínas y grasas. No debemos olvidar el agua y la fibra, dos elementos esenciales y que, a menudo, no tenemos en demasiada consideración.

los alimentos más ricos en fibra

La tendencia a suprimir determinados alimentos de la dieta puede ocasionar déficit alimentario y malnutrición que, a la larga, pueden afectar, en distintos grados, a nuestra salud. Así, por ejemplo, un consumo excesivo de refrescos y alimentos enriquecidos con azúcares añadidos aporta energía de forma rápida, pero no proporciona ningún nutriente a nuestro organismo.

La fibra, aunque no se trata de un nutriente, es un elemento muy necesario para nuestra salud y debemos tener en cuenta que su consumo diario recomendado oscila entre los 25 y los 30 gramos.

Existen dos tipos de fibra: la fibra insoluble o no soluble, que abunda en los cereales integrales y algunas verduras y frutas; y la fibra soluble, que se encuentra en las legumbres, frutos secos, semillas, frutas y verduras.

La fibra favorece sobre todo el tránsito intestinal y está especialmente indicada para situaciones de estreñimiento. También ayuda a regular el apetito ya que provoca saciedad, lo que resulta muy útil cuando necesitamos perder peso. Asimismo, renueva la flora bacteriana, evita las hemorroides y ayuda a equilibrar los niveles de colesterol.

Los alimentos que nos pueden ayudar a consumir más fibra alimenticia son las legumbres como lentejas, judías o garbanzos; las frutas disecadas, como uvas pasas, ciruelas pasas, orejones; o las frutas frescas como fresas, kiwis, manzana, ciruelas, naranjas, pomelos o melocotones.

Entre las verduras podemos destacar: el brócoli, las coles de Bruselas o las alcachofas; también la lechuga, el pimiento, el espárrago, la patata, la yuca, la calabaza, la zanahoria, el calabacín o los boniatos.

Finalmente, los cereales y semillas como las semillas de lino o chía, la cebada, el centeno, la avena, la espelta, el trigo, el arroz o el maíz, también nos aportan cantidades de fibra importantes y las podemos tomar en tortitas, pan o acompañadas de zumos de frutas, yogures y ensaladas, ya sean cocidas o crudas.

Existe una amplia variedad de combinaciones saludables y nutritivas que hacen posible que podamos tomar fibra en las cantidades diarias recomendadas, sin perder nuestros hábitos y conciliando lo saludable con el gusto de nuestro paladar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *