Recomendaciones para conservar los alimentos en casa

Conservar los alimentos en casa no es difícil, pero para ello debemos tener en cuenta algunos aspectos importantes como el tiempo y la temperatura a la que deben guardarse para preservar la calidad de los alimentos, sus propiedades nutritivas, sabor, olor y textura. Al igual que no todos los alimentos pueden conservarse en la nevera, no todos los alimentos pueden estar a temperatura ambiente. A continuación, os ofrecemos algunas recomendaciones para conservar los alimentos en casa, teniendo muy en cuenta el tiempo y las temperaturas. ¡Toma nota!

 

El tiempo de conservación en neveras

Los alimentos que necesitan conservarse refrigerados en nevera –con una temperatura media de 4ºC- no deben mantenerse en su interior eternamente, ya que acaban deteriorándose de igual manera. Por tanto, la conservación en nevera es limitada y cada alimento tiene su propio periodo de estancia, máxime cuando algunos productos ya han sido abiertos o sacados de sus propios envases.

Mientras la carne picada y el pescado fresco suelen durar entre uno y dos días en el interior de la nevera, siempre y cuando no se haya perdido la cadena de frío y se haya manipulado de forma inadecuada, la carne cruda, la carne cocida, el pescado cocido y la leche pasteurizada no deben superar los 3 días de refrigeración.

Los postres caseros, las verduras cocidas, los embutidos y la leche o derivados ya abiertos no pueden preservarse más de 4 días, mientras que las conservas abiertas, verdura cruda y platos cocinados listos para consumir no deben superar los 5 días. Por su parte, los huevos y la mantequilla suelen tener una limitación de entre dos a tres semanas para mantener intactas todas sus propiedades nutricionales.

La mejor conservación de la fruta

La conservación de las frutas es bien distinta. Su refrigeración depende exclusivamente de su variedad. Mientras que las frutas perecederas como las fresas, ciruelas , sandía o albaricoques deben almacenarse en la nevera y consumirse antes de tres días, el caso de las manzanas y las naranjas son frutas que pueden mantenerse en perfecto estado tanto en nevera como a temperatura ambiente, excepto en los meses de verano, que se aconseja lugares de la casa más frescos o nevera.

Otras frutas y verduras como el melocotón, melón, nectarina, berenjenas, calabacines o pimientos pueden verse afectados en su sabor y textura por el frío, aunque durante los meses de verano, este tipo de alimentos deben almacenarse en la nevera para garantizar, ante todo, su seguridad.

Recuerda que el aguacate, piña o plátanos son frutas que no toleran muy bien el frío. Además de perder su sabor y textura, pueden madurar más rápido de lo normal y deteriorarse. Opta por conservar este tipo de frutas siempre fuera de la nevera. Solo en caso de épocas de exceso de calor, opta por meterlos en la nevera un solo día y consúmelos al instante.

 

Formas de conservar los platos ya preparados

Los platos ya preparados o alimentos ya abiertos directamente para consumir pueden conservarse para volver a ingerir en otro momento, en función del tipo de alimentos que lo formen. Si son platos con salsas muy elaboradas, pueden guardarse en la nevera y consumirse durante las siguientes 24 horas. Platos como pasta, arroz, lentejas o patatas pueden mantenerse en el frigorífico hasta 5 días, mientras que platos cocinados con carne, pescado o huevo, nunca debe superar los 2 días.

Recuerda la importancia de que todos los alimentos que sobran en las comidas y que pueden almacenarse para una próxima ingesta deben estar bien protegidos, ya sea en envases de plásticos herméticos, botes de cristal con tapa, film transparente o papel de aluminio con el fin de protegerlos del frío de la propia nevera.

Los líquidos como sopas, purés o salsas deben conservase siempre en la nevera y en un envase con cierre hermético. La comida envasada en botes de cristal puede mantenerse en el mismo recipiente y herméticamente, ayudándonos con film transparente, mientras que las conservas en lata, si no se consumen, deben guardarse en otros recipientes y nunca en la misma lata para evitar la oxidación y contaminación del alimento. Estos alimentos envasados deben mantenerse siempre refrigerados una vez abiertos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *